Puentes, trazados, carreteras, balneum y otros legados patrimoniales de los pueblos romanos

Los pueblos romanos dejaron en el territorio un valioso legado patrimonial, presente en monumentos y hallazgos arqueológicos de que son ejemplos puentes, marcos miliarios y partes de vías romanas, testigos de la dinámica de esos pueblos en una de las áreas en que su intervención fue más evidente – las conexiones viarias. Cabe señalar, a título de ejemplo, una parte de la vía romana que pasa en Manhouce y que conectaba Vissaium (Viseu) a Portus Cale (Oporto); 
y la vía romana de Ereira, una parte que pertenecía a un ramal secundario de la vía principal que unía Olissipo (Lisboa) a Bracara (Braga). 
Fueron también los romanos los responsables por señalar las singulares propiedades terapéuticas y curativas de las aguas termales de S. Pedro do Sul y de Carvalhal (en Castro Daire). La historia cuenta que en la área Termal de S. Pedro do Sul, considerada actualmente la mayor y más desarrollada de la Península Ibérica, han pasado algunos de nuestros monarcas, en particular D. Afonso Henriques, D. Manuel I y D. Amélia. 
En Gestoso, S. Pedro do Sul, existe un curioso ejemplar de acueducto romano y, en Arouca, fueron descubiertas las ruinas de lo que aparenta ser una pareja agrícola de la época romana, testigos de la anciana ocupación agraria en los pequeños valles de la cuenca del Arda. En Castelo de Paiva, merece citarse la Pia dos Mouros, tumba Hispano-Romana en los alrededores del pueblo de Sobrado, y en Castro Daire fue descubierto un enorme bloque granítico con una enigmática inscripción romana.