Bosques terciarios

En los valles encajados de las sierras frente al Atlántico encontramos reliquias de los bosques subtropicales del período terciario que sobrevivieron en estas partes a la última glaciación.

En los valles encajados de las sierras orientadas al Atlántico encontramos bosques reliquia de los bosques subtropicales del Terciario que sobrevivieron, en estos locales, a las últimas glaciaciones. El Woodwardia radican, la adelfa, el Heberdenia excelsa, el madroño, el laurel, el acebo, el durillo, el Epiphyte fetus, el hipérico de Gerês, la lengua cervina son algunas especies típicas de estas formaciones que podemos encontrar aquí. El Woodwardia radican y la adelfa por ser especies muy raras, sólo puntualmente aparecen en los valles más profundos de los ríos Caima, Teixeira y Alfusqueiro. En los ríos Paiva y Teixeira el hábitat del adernal abunda, formación dominada por el adorno acompañado por otras especies de hoja persistente y que en todo se asemeja a la laurisilva de Madeira. En el Caima y en algunos afluentes del Vouga, podemos encontrar extensos bosques de acebo, acompañados permanentemente por bosques de laureles. En algunos afluentes del Vouga, un bosque perennifolio con acebo, durillo, madroño y herbáceas como el hipérico de Gerês y los pajarillos pueden ser contemplado entre las paredes vertiginosas que bordean las riberas.